“La cooperativa de mujeres Tighanimine se fundó en 2007 para mejorar las condiciones de vida de las mujeres de la comunidad rural de Drarga, en el sur de Marruecos, mediante la producción y venta del único y preciado aceite de argán.

La producción de aceite de argán va asociada con trabajo duro. Las mujeres de la cooperativa, gracias a su ambición y a sus conocimientos ancestrales, fueron capaces de crear un proyecto socioeconómico con varias instituciones nacionales e internacionales. La cooperativa fue certificada de Comercio Justo en 2011 para facilitar un beneficio aún mayor para las mujeres de Marruecos.

La extracción de aceite siempre ha sido una tarea femenina, pero el hecho de que esto pueda generar beneficios ha mejorado significativamente la posición social de las mujeres. “Al principio, sólo había viudas y algunas mujeres divorciadas con intención de cooperar con nosotros”, afirma Zoubida Charrouf, cofundadora del proyecto. “Ahora paricipan mujeres de todas las edades.” La mayoría de las mujeres no tienen ninguna educación; por eso, la ONG ofrece clases donde las mujeres puedan aprender a leer y escribir. Las mujeres de Tighanimine han asumido una labor administrativa y procesan los pedidos por ordenador. Ahora, más de 60 mujeres forman parte de Tighanimine. Su mérito permite a muchos de sus hijos asistir a la escuela secundaria. La vida ha mejorado un poco.”